Últimas Noticias

jueves, 3 de noviembre de 2011

La calle de al lado de Marta Fernández


Comentaba el lunes pasado el Sr. Rubalcaba que cuando corria los 100 metros lisos, sus entrenadores le enseñaron que tenía que centrarse sólo en la meta, olvidarse de lo que sucede en las calles de al lado, del resto de corredores, y hacer su propia carrera. Es una filosofía que él utiliza ahora mismo respecto a la carrera electoral, pero muy aplicable también a muchos ámbitos.

No soy de los que me gusta comparar. Hablé de ello no hace mucho en Territorio Dagarin. Cada uno debe darse a valer por si mismo y no tener más o menos valia comparándose con los demás. Sin embargo, no está de más echar de vez en cuando un vistazo a las calles de al lado para ver por donde andan los corredores. Y claro, estais en un blog dedicado a Marta Fernández, así que podeis imaginar que hablo del nuevo corredor que ha surgido en septiembre en la carrera "por las audiencias" de Las Mañanas de Cuatro, hablo de Al Rojo Vivo.

Conocéis de sobra mi opinión sobre el programa de Marta, lo que me gusta y lo que no de él, así que me centro en el programa de La Sexta. Confieso que no lo había visto desde que comenzó allá por septiembre. Sólo puedo grabar uno y, obviamente, grabo Las Mañanas de Cuatro. Tampoco había tenido ocasión de verlos en directo para ir zapeando, así que aproveché el martes que no había programa de Marta para ver el de La Sexta, aunque confieso que compromisos de la vida 1.0 me impidieron ver los últimos 20 minutos y lo que vi no me motivó como para dejar grabando esos últimos minutos. Supongo que no vi uno habitual, ya que contaban con la presencia de Esteban González Pons e imagino que esto alteró la estructura habitual. No obstante, creo que me puedo hacer una idea.

Por una parte, el programa parece basado tambien en sucesos y actualidad económica/política. Es lo que vi. La impresión viendo la cabecera y el decorado es de ser un programa de una televisión local cutre. Te vas dando cuenta de que es La Sexta por las conexiones en directo, los videos, etc... pero la impresión que da la escenografía es oscura, cutre, barata, no entra por los ojos. Unimos a esto la forma agresiva de mirar a cámara del Sr. García Ferreras y el tono catastrofista que llevaban el martes y daba hasta miedo quedarse a verlo.

Tampoco entran por los ojos ni por los oídos los tertulianos. Tienen pinta de ser antiguos todos, aunque haya alguno joven, de estos con aires intelectualoides, de estar por encima del mundo y del bien y del mal, en posesión de la verdad. Ninguno de los que vi me pareció creíble ni me hizo sentir ganas de escucharlos. Me hace gracia cuando la gente comenta a veces que en el debate de Marta hay confusión y que hablan varios a la vez. Ocurre a veces pero Marta rápidamente pone orden en el gallinero. Les diría a los que protestan que pasen por Al Rojo Vivo, donde la confusión era continua. De todas formas, este tema de los tertulianos es puntual porque imagino que, al igual que en Las Mañanas de Cuatro, cambiarán cada día. Aun así, hay un tertuliano que si que será permanente, un tal Antonio García Ferreras.

Si, ya se que no es un tertuliano, que es el presentador/moderador, pero viéndolo el martes pasado no lo parecía en absoluto. Era un tertuliano más, discutiendo como cualquier otro, rebatiendo, dando opinión... y eso no me parece en absoluto correcto. Mil veces he dicho que me gustaría que Marta diera su opinión a veces, pero que entiendo que no lo haga porque su papel es el de moderadora y debe ser imparcial. Ella misma lo ha dicho alguna vez en twitter cuando le han preguntado sobre tal o cual tema con insistencia. Viendo lo que yo vi el martes me ratifico todavía más en mi parecer y en que Marta hace lo correcto. Pierde toda la credibilidad ese señor como moderador de un debate en el momento en que corta a un tertuliano porque no está de acuerdo con sus ideas. Y eso lo hizo. Y en este caso un moderador debe ser como un juez y mantenerse imparcial.

Por otro lado, creo que debería mostrarse un pelin más hábil, con un poquito más de capacidad para hablar y no limitarse a un par de consignas. Se ve que se le ocurrió a él o a alguien de redacción lo de que el primer ministro griego se había disfrazado de Freddy Krueger, bromita por lo de halloween, y si no lo dijo 10 veces lo dijo 20. Y es que hay bromas que no suenan más divertidas por repetirlas mucho, más bien al contrario.

Y como casualmente vi también una entrevista (no a Rubalcaba, que intentaré verla en la web pero que por ahora no he podido), también tengo que aplaudir el excelente trabajo de Marta Fernández, con todas las letras, por su entrevista a Rubalcaba. Como debe ser: seria, preparada y serena, no ese ataque continuo a Gonzalez Pons que vi el martes y sólo con cuatro consignas de actualidad, nada de tirar de archivo ni preparar una entrevista completa. Y dicho sea de paso, a Marisa Gallero y al equipo de realización por la excelente forma de mostrarla (pese al pequeño fallito propio del directo del video de Felipe González). Viendo la enorme tristeza y sequedad de Al Rojo Vivo, llegas a apreciar el enorme trabajo y lo bien hecho que estuvo todo.

En definitiva y para cerrar, que siempre me lío. No soy de los de mirar la calle de al lado, lo sabéis de sobra. Siempre digo lo que tengo que decir de Marta y del programa, casi siempre bueno, sin comparar con otros/as, sólo por lo que vale. Pero de vez en cuando no está de más mirar como lleva la carrera la competencia, porque esto no son los 100 metros lisos, son más bien los 3000 metros obstáculos y hay tiempo de mirar. Y en este caso, viendo como está la competencia, Marta, Marisa y el todo el equipo de Las Mañanas de Cuatro están bien posicionados. No sólo van por delante, sino que se ve que tienen más ritmo para llegar más lejos y mejor.

Ojo, y que esto no significa que se puedan dormir en los laureles. Van bien, si, pueden estar tranquilas por ahora, pero siempre alertas y nunca bajando la guardia, pero con la tranquilidad de ser mejores, de ir unos cuantos pasos por delante.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Por favor, di lo que quieras, pero siempre con respeto al autor del blog, al resto de comentaristas, lectores y, sobre todo, a la persona de Marta Fernandez.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.