Últimas Noticias

jueves, 13 de octubre de 2011

Una noche de enero...


Fue allá por el 7 de Enero cuando Marta entró en twitter. Lo recuerdo perfectamente porque acabábamos de pasar los reyes magos y pensé que se habían dejado uno de mis regalos para ese día, como para que lo disfrutara tranquilo alejado del resto.

Y no se me olvidará porque esa noche, justo después de reyes, quedé para cenar con unos amigos e intercambiarnos los típicos regalos de reyes. Supongo que camisetas, películas en BD, colonias... eso si que no lo recuerdo exactamente, pero estuve con ellos cenando en un restaurante y en un momento dado el iPhone vibró y vi que tenía un correo.

No me gusta mirar los correos ni notificaciones varias cuando estoy cenando con amigos. Sólo atiendo llamadas lo más rápido posible y mensajes, pero salvo que sea urgente, lo dejo todo para luego. Me parece de muy mala educación estar jugando con el teléfono mientras estás con amigos. Vi el encabezado del correo. "Marta Fernández ahora te sigue en twitter". ¿Cómo? ¿Marta en Twitter? ¿Marta siguiéndome? No me lo podía creer. Seguro que es otra Marta Fernández, no puede ser la Marta Fernández del blog. No puede ser la misma que empieza un programa en cuatro dentro de un par de días. Y no puede ser que abra una cuenta de twitter y empiece a seguirme precisamente a mi. Me entraron los nervios, pero me mantuve fiel a mis principios, aunque esto si fuera algo importante, y no quise abrir el correo.

Yo además soy muy particular para ciertas cosas. Cuando compro algo especial (normalmente juegos, libros o algún gadget que espero con ganas), no me gusta abrirlos de prisa y corriendo. Me gusta llegar a casa, sentarme tranquilo en la mesa e ir abriéndolo poco a poco, disfrutando ese momento que será irrepetible. Algo así me pasó con este correo. No iba a abrirlo de prisa delante de mis amigos teniendo que darles 200 explicaciones, si era cierto, sobre el motivo de mi alegría, que de todas formas no iba a entender. Preferí dejar en suspenso el tema y esperar a llegar a casa. Total, ya estábamos en las copas finales y poco nos quedaba.

Por supuesto, los nervios iban por dentro y mi cabeza estaba más en ese mail, que todavía no sabía si era de la Marta que yo quería que fuese, que en lo que quedaba de cena. Al final llegué a casa a más de 1:30 de la madrugada, con el correo sin leer desde antes de las 12:00. Me senté en el ordenador y abrí Gmail. Y si, efectivamente era la Marta Fernández que a todos nos encanta. Era ese avatar sonriente que lució toda la temporada pasada. Esa enorme sonrisa que me sigue haciendo sonreír al verla. Y me dio una alegría tremenda verla ahí en twitter. Y me sentí muy muy afortunado de que hubiera empezado a seguirme. Y le mandé el primer mensaje dándole la bienvenida a twitter y expresándole mi alegría por verla en esta red.

Y no tuve la precaución de marcar ese primer twit a Marta ni el primer twit suyo como favoritos y ahora habría que volver casi 12.000 twits atrás para verlos y confieso que aunque lo he intentado, llega un momento en que twitter se cansa y no me deja.

Y todo este rollo tan personal, que quizás debería estar más en Territorio Dagarín que aquí, es por dos motivos. El primero, este post de la amiga @chefidiaz (mil besos, gemer) donde compartió su primer contacto twittero con su admirada @_Anamilan_, que me ha traído el recuerdo de aquella noche de enero donde por primera vez pude establecer un cierto contacto real, en la distancia, con Marta. Y comprobar que este blog había servido para algo muy bueno.

Y el segundo motivo es que, no sé vosotros, pero yo echo mucho de menos a Marta en Twitter. Ya lo comenté hace unas semanas, pero es que ahora echo de menos incluso sus twits mañaneros. Y mira que no soy muy de saludar, rara vez le doy los buenos días (a ella ni a casi nadie), pero mientras desayuno me pongo al día de las noticias gracias al Reeder y a Twitter. Siempre sigo los links de Marta y me gusta ver esas conversaciones que mantiene con su gente de Twitter, entrar alguna vez en ellas y recibir a veces respuesta suya o de otros amigos comunes (JB, el gran Victor, la enorme Cris...). Y últimamente ya casi ni eso hace Marta. En lo que llevamos de semana no se le ha visto el pelo y su último twit es de este fin de semana.

Y ojo, que nadie vea aquí ningún reproche ni toque de atención a Marta ni decirle que tiene que entrar más... ni mucho menos. Marta, como todos, tiene vida 1.0, vida más allá de internet. Y seguro que otras obligaciones, tareas y/o preocupaciones hacen que este trozo de vida 2.0, el twitter, haya quedado en un segundo, tercer o cuarto plano para Marta estos días. Yo mismo paso temporadas así, en las que entro menos o incluso no entro. Es algo normal y espero que sólo sea eso y no que se ha aburrido, cansado o saturado de Twitter. Ya le dedicará (nos dedicará) más tiempo cuando pueda y aquí seguiremos todos esperándola porque nos encanta la Marta twittera.

Este post es sólo dejar constancia de que los twits de Marta no son sólo una linea más en mi TimeLine de twitter, son unas lineas especiales. Twits siempre originales, divertidos, interesantes, curiosos... Que siempre aportan algo y si no están, se echan de menos, se echa de menos a Marta. Y mucho.

7 comentarios:

Jose "jossegor" dijo...

Bonitas palabras Dagarin! que suerte tener como seguidora a Marta. Es cierto que últimamente no tuitea, tengo que decir, que me ha llegado a preocupar en el sentido de que quizá esté algo cansada ó aburrida de tanta "intromisión" en su vida...
Yo también echo de menos levantarse temprano y "leer muchas de sus sonrisas" . Un saludo Dagarin

Dagarin dijo...

Me alegra mucho ver que no soy el único que lo ha notado. Se la extraña mucho, sobre todo por la mañanas. Confiemos que sea sólo una de esas rachas que todos tenemos en las que nos apetece menos twittear y no haya nada más. Ni cansancio de twitter ni, sobre todo, ningún tema personal.

Un saludo

Estef dijo...

Gracias! no podía empezar de otra manera, el mejor regalo de reyes que podías tener, pero me parece mejor aún el regalo que le hiciste a tus amigos, esperar y dedicarle el tiempo que se merecían. Yo no hubiera sido capaz, este ímpetu que me caracteriza no me hubiera dejado...en algo tenemos que ser diferentes no?
Me encantan saber que estas historias son de verdad y se repiten, porque como bien dice Ana, los sueños se cumplen. Y ésto no deja de ser un sueño, a nuestra manera pero un sueño...
Yo también echo de menos a Marta por la mañana pero quiero pensar que está muy liada confiemos en que vuelva antes que los turrones El Almendro pero que vuelva.
Un besazo gemer y a seguir SOÑANDO ;-)

Dagarin dijo...

Nunca se puede dejar de soñar. Ese día más vale que te retires de este mundo. Algunos se cumplirán, otros no, pero hay que levantarse cada día con la ilusión de hoy será el día en que se cumplirá alguno de esos sueños pendientes.

Un besazo, Gemer.

Daniel Donaire dijo...

Hola Dagarin y bonitas palabras y vaya pedazo de regalo de reyes.. y encima me he fijado que tu no la seguías jajaja. Todo un lujo y un honor.
Aunque a mi no me siga, lo cual no me importa y ademas poco tengo yo que aportarle a su TL.
Voy a contar un poco el primer contacto por twitter con nuestra querida Marta.
El caso es que ya la seguía un poco desde los informativos FANTÁSTICOS de CNN+
Me llamaba la atención cuando hacia la conexión desde EEUU concretamente con los estudios de Atlanta con Angel de Miguel. Y digo que me llamo la atención porque la conexión era muy americana. Angel final de sus intervenciones decía tal y tal...... Marta? dandole paso Y eso solo lo veía en los informativos de los americanos.
Bien, el caso es que la veo en twitter y me pongo a seguirla y observo que solo sigue a compañeros de profesión periodistas ("pues anda!!!) dije yo, no veas, no sigue a ningún mortal...
Mande algún twist que otro a lo que no respondía, cosa que es potestad de responder o no, hasta que un día dije..."ya verás " y le puse en un twist.."es que sólo contestas o sigues a compañeros tuyos periodistas? (me salió del alma, porque veía en un TL no respondía a nadie.
Pues en el mismo día me respondió y me respondió diciendome que cuando quisiera estaba, a ratos y cuando pudiera, a su disposición.
Me sorprendió mucho que contestase de esa manera y casi disculpandose (que no tenia porque) Fue muy cercana y sincera, cosa que personas así te extraña (una chica presentadora, famosa... seguro que vive en un pedestal) pero de Marta nos damos cuenta día a día que no es así.
Siempre cercana, correcta simpática y solo cuando su trabajo y algo de tiempo libre contesta aunque últimamente no lo hace porque estoy seguro que le es imposible.
Bueno, aquí os dejo mi primer contacto y espero que no os he aburrido
Un saludo Dani Donaire

Anónimo dijo...

Bueno pues yo pienso que no es cansancio.
Desde el regreso de las vacaciones sus twits han bajado en cantidad y en intensidad, eran más rutinarios y a veces un poco forzados.
Algo pasó en vacaciones...
Y también creo que se ha expuesto un poco más de la cuenta

Dagarin dijo...

No se si en vacaciones o despues, pero cierto es que algo ha pasado y que claramente Marta ha querido salirse de Twitter. Más de una semana ya sin un sólo twit. Me da que esto no es falta de tiempo ni estress post-vacacional. Creo que efectivamente algo ha pasado (o algo a pensado) y Marta ha decidido salir de twitter.

La echaremos de menos. Pero mucho. Ojalá decida volver.

Publicar un comentario

Por favor, di lo que quieras, pero siempre con respeto al autor del blog, al resto de comentaristas, lectores y, sobre todo, a la persona de Marta Fernandez.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.