Últimas Noticias

miércoles, 8 de septiembre de 2010

1973




1973, es el año del búfalo, fue un año normal, si no fuera por la guerra de Vietnam, por Nixon, por el golpe estado en Chile, que termino con la muerte de Allende y el inicio de una de las peores dictaduras de la historia, normal si no hubiera sido por la guerra del Yon kippurk, y muy tranquilo, si no hubiera sido asesinado Carrero Blanco.

Realmente un buen año para ser periodista, pero el destino, nos brindaba en aquel año, un nacimiento, una alegria, que por supuesto de normal tendria poco, en aquel momento paso inadvertido para todos, pero que sin duda sería el inicio de una vida, que a ojos de muchos es envidiable, aquel año fue prodigo en sucesos históricos, y al parecer los hilos del destino decidieron que un 8 de septiembre naciera una periodista: Marta Fernández Vázquez.

Hoy día Marta Fernández cuenta con uno de los mejores currículo del periodismo, aúna, inteligencia, vivacidad, soltura, integridad, agilidad, saber estar, belleza.

Aquel día Dios quiso hacernos un regalo en forma de mujer y de profesión periodista.

Creo que aquel día Dios hizo un excelente trabajo, nos trajo al mundo alguien que sin duda está destinada en hacer una carrera brillante y llena de éxitos, aunque para muchos comienza en hacerse tarde para ello, y nos llena de impaciencia la espera de verla brillar con todas sus cualidades y plenitud.

Es un día donde dar gracias, y donde dedicar deseos.

Yo tengo que dar gracias, no solo a Dios, por permitir su existencia, sino a la persona elegida aquel día para nacer.

Así pues Marta, te doy las gracias, por elegir la profesión de periodista, te doy las gracias por querer informarnos de lo que sucede en el mundo y al lado de mi casa, por pretender hacer de la información algo asequible y entendible para todos, te doy las gracias por mostrarme, la bondad, te doy gracias por tu expresividad y sinceridad. Te doy las gracias por ser como eres y transmitir tu visión del mundo.

No hay reproche alguno, sino confianza absoluta, hoy eres la mejor del momento, y mañana lo serás aún más, a pesar de las piedras y serpientes del camino.

Así pues mi total agradecimiento por estar entre nosotros, y por dedicarte a ese mundo mágico del periodismo, que va escribiendo nuestra historia, nuestro diario en directo.

Hoy es también un día de dedicarte deseos, felicidad, salud, trabajo, pero hoy además de todo esto quiero desearte que obtengas ese puesto que te has ganado, ese trabajo donde puedas expresarte totalmente, haciendo tus deseos realidad, incluso esa entrevista a Thomas Pynchon, cuando no a nuestra futura Reina.

Así pues, mi más sinceras gracias y felicitaciones, por haber nacido y estar entre nosotros.

JL

P.D pido disculpas a todos los demás por sacar esta felicitación del post, pero su extensión me obligo a ello, el sistema me tiro varias veces atrás la publicación por su extensión, en fin parece que hoy no todo podría ser perfecto.

3 comentarios:

Anonymous dijo...

¡Qué bonito, JL! (¿Por qué puedo llamarte JL, verdad?)¡Qué bonito! ¡Estoy tan emocionada...! Por eso elegí esta profesión maravillosa. Para llegar al corazoncito de gente ociosa como tú, (y lo de "ociosa" lo digo en el buen sentido), con tan buen criterio y con tanta pluma (sensibilidad quiero decir). ¡Y qué bien escribes! ¡Con esa sintaxis tan original! No a Thomas Pynchon, ¡a ti te tengo que entrevistar algún día! Eso sí, te avisaré con tiempo para que te tomes antes tu medicación... Por cierto, me tienes que recomendar a tu psiquiatra, porque veo que cada vez estas mejor de lo tuyo. Me alegra que mis topless robados no te hayan perturbado más allá de lo razonable.
Besitos.

Dagarin dijo...

Vaya, parece que acaba de pasar una visitante ilustre por aquí a dejar un comentario. Un tanto subliminal y parece que casi privado, pero encantado de tenerte por aquí.

Solo falta que algún día se acuerde también del creador del blog :(

Un saludo.

PD: Si eres quien pienso, ya sería un detallazo que me mandases un correo para poder contactar contigo y hacerte una entrevista para el blog, que aquí somos unos cuantos los que leemos y seria un estupendo :) Arriba a la derecha tienes mi correo.

JL Editor dijo...

Bueno, como seré de ocioso, que hasta ahora las 19:30, ni entre a internet y eso que me paso el día entre ordenadores. (por cierto ayer disfrute de un día libre, no diré que genial, por esa maldita canasta de más de nueve metros, pero casi)

Admito que me quedo, un tanto cursi, tonta la felicitación. Pero me pareció que tenía un "algo" el hacer referencia a los sucesos del año donde nació Marta. Año convulso, año de periodistas.

Respecto a la "línea" de la entrada, pues para ser sincero, es una auténtica basurilla, y muy poco trabajada, existe material como para hacer un relato bastante amplio, y mejor escrito, sí, mi autocritica es bastante más sebera, ya ves.

Respecto a lo demás por partes.

Medicación??

Hombre no sé, si ver y en cierta manera entender que no la valoran como corresponde, (otra vez de compañera, guapa consorte,) de entender que la mayor parte de la información que anda por internet sobre Marta la degrada como persona. Y entender que esos robados son una autentica putada, aparte de una consecuencia de haber aceptado estar en uno de los programas clasificados de telebasura (y no por mí). Entonces si veo todo eso y en realidad no son "molinos" sí, necesito medicación. Pero hasta el momento mi juicio es sanísimo.

Por otra parte, si fueras quien aparentas ser, te diría unas cosillas.

La primera, ¿entrevistarme a mí Marta Fernández? no tendría ningún problema, no soy persona de interés, pero bueno, por qué no. Realmente me causa bastante curiosidad, qué me podría preguntar. Seguro que es un buen ejercicio creativo. Así que si fueras de verdad Marta. Cuando quieras.

Respecto al "impacto de sus topless", salvo para recalcar que es una consecuencia de..., y decir que Marta peco de ingenua, no me he pronunciado. Y no lo hago, ni pienso hacerlo, por puro, y sincero respeto, ya ves, alguno tenemos cierta ética.

Ah!, con franqueza, Marta no me perturba para nada, ni creo que lo haga nunca, si soy sincero, en todo caso me cabrea.

Me cabrea ver una persona con tanto talento, y que se auto limite, me cabrea ver como admite continuamente ser segundo plato, cuando ya debiera de ser como mínimo EDITORA. Me cabrea ver tanto talento oculto, por ejemplo todas sus compañeras de informativos han pasado por Yo Dona, en su tertulia de mujeres. Resalta de forma escandalosa que ella con ese talento, no se la vea por ahí, y me temo que nadie la espera ahí.

¿Esto último es una crítica? Sí. Con una simple pretensión, hacer ver que NO todos somos perfectos.

En definitiva, errores cometemos todos, que todos en ocasiones nos vemos engañados, traicionados, y que cada uno tenemos algún hijo de puta ahí detrás agazapado y que siempre intentara hacérnosla.

Obviamente estos solo lo hacen por la espalda, porque si no, la, ostia se la llevan.

Así es la vida.

Lo malo es, que en ocasiones, estas cosas suceden, con más gente de por medio, y que esa gente en su gran parte mira para otro lado, por pura cobardía, otros aprovechan para ajustar cuentas, y otros caen como idiotas en un juego que no entienden, o que les salpica de mala manera.

Pero sorpresas hay en la vida, y alguno da segundas oportunidades, incluso si fueron perjudicados, perdonan, he intentan comprender.

Esto es también la vida, y es parte de la evolución de las personas.

Por cierto si fueras quien aparentas ser, comprenderás todo esto a la perfección.

Entenderás, que en definitiva es intentar obtener remisión, indulgencia, eso sí intentando impartir algo de justicia. De manera un tanto rara, si se quiere, pero en definitiva justicia.

Si la sociedad (muy progresista) pretende reinsertar al ladrón, al asesino, al violador.

Entonces, lo mío, ¿Imposible?

Realmente creo haber hecho mis deberes, al parecer otros u ¿otra? (lo dejaremos así) no han tenido tiempo para ello.

Un saludo JL

Publicar un comentario

Por favor, di lo que quieras, pero siempre con respeto al autor del blog, al resto de comentaristas, lectores y, sobre todo, a la persona de Marta Fernandez.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.